viernes, 13 de mayo de 2011

Reflexión de Laura Porrino

Nos alegra saber que las II Jornadas de Literatura y Cine no solo se desarrollan durante el espacio de los dos días en que se han celebrado en el Aulario María Zambrano sino que el interés continúa en nuestros asistentes de forma activa enviándonos sus comentarios e inquietudes en torno a las Jornadas. Aprovechamos esta oportunidad para extender la invitación a todos nuestros lectores a participar en los contenidos del blog enviándonos sus comentarios y reflexiones que gustosamente recepcionaremos y publicaremos.

Laura Porrino, alumna de la Universidad de Málaga, nos ha hecho llegar esta interesante reflexión que adjuntamos. Esperamos que nuestros lectores se animen, como Laura, a comentar sobre un tema tan apasionante y prolífico como son las relaciones entre Cine y Literatura.

En primer lugar quería decir que me han parecido muy interesantes estas jornadas de cine, las películas y las presentaciones que se han hecho. Ayudan al alumno a ampliar su mente y ver nuevas posibilidades. Yo personalmente he aprendido que la literatura y el cine no están tan lejanas y que para ser una buena filóloga hay que tener también conocimientos de otros campos cercanos, como en este caso es el cine. Las adaptaciones de novela o teatro al cine no son fáciles y el adaptador debe tener muchas nociones sobre ambos campos. Por ello me llamó mucho la atención la magnífica labor de adaptación que se da en las dos películas, tanto en Los forajidos como en La venganza de Don Mendo. Es verdad que siempre había pensando en Fernán Gómez como actor pero nunca en director o adaptador. Es un nuevo aprendizaje.

De Los forajidos me resultó curioso el texto de Hemingway porque yo lo había leído antes para un trabajo de la Universidad. En concreto para el análisis de un cuento de Jorge Luis Borges, La espera. En él, un hombre del cual no sabemos su nombre verdadero porque se hace pasar por el nombre de su enemigo (Villari), espera en la habitación del hotel, que sus verdugos lo maten. Al amanecer siempre tiene el mismo sueño, que Villari y un desconocido llegan a la habitación y lo matan. Un día este sueño se cumple y le pide a sus enemigos que "esperen" que se dé la vuelta para: imaginar que éste también ha sido un sueño, para que tengan compasión o porque es menos duro enfrentarse a la realidad que en el sueño. Esto también se puede asemejar al cuento de Hemingway, donde Burt Lancaster espera morir. Incluso se puede ver en otros cuentos de Borges como El milagro secreto, donde un condenado a muerte espera también su final, o también Funes el memorioso, El muerto o Avelino Arredondo. Un hecho curioso es que el cuento de Hemingway es de 1927, mientras que el cuento de Borges es de 1950. Muchos críticos piensan que se pudo inspirar en Hemingway. Además, si leemos el cuento las conexiones quedan claras.

Por último, quería comentar que en La espera también se hace mención a un
personaje de La divina comedia, a Ugolino, que se encontraba en el noveno círculo del infierno porque era el lugar donde iban a parar los condenados a traición, como Burt Lancaster o Villari. Burt Lancaster traicionó a su grupo, mientras que Villari traicionó también a sus compañeros del hampa. Ambos huyen lejos para no ser atrapados pero en el fondo saben que el tiempo pasa, que será inevitable huir porque acabarán encontrándolos. Ugolino sería la representación de la traición y también del tiempo que nos devora hasta la muerte. ¿Pero quién fue en realidad Ugolino? Ugolino della Gherardesca era de una noble familia de Pisa que se pasó al bando güelfo con su yerno Giovanni Visconti. Posteriormente, tomó Pisa de forma tiránica. Más tarde sus enemigos, en su mayoría gibelinos consiguieron quitarle a traición el poder, bajo la dirección del arzobispo Ruggieri. Ugolino fue encerrado en la torre de Pisa junto a sus dos hijos y sus dos nietos y todos ellos terminaron muriendo de hambre. Dante lo sitúa en el infierno, comiéndose la cabeza de Ruggieri, por la traición que hizo a su yerno.

Otra conexión con Ugolino en La espera se puede ver en que éste también sueña que su enemigo lo mataba: verso 26-39: “cuando un mal sueño tuve / que me rasgó los velos del futuro. / Éste me apareció señor y dueño, / a la caza del lobo y los lobeznos / en el monte que a Pisa oculta Lucca. / Con perros flacos, sabios y amaestrados, / los Gualandis, Lanfrancos y Sismondis / al frente se encontraban bien dispuestos. / Tras de corta carrera vi rendidos / a los hijos y al padre, y con colmillos / agudos vi morderles los costados. / Cuando me desperté antes de la aurora, / llorar sentí en el sueño a mis hijitos / que estaban junto a mí, pidiendo pan" (versos 26-39 de La divina comedia).

En conclusión, quería hacer esta aportación al blog porque me había parecido curiosa que del cuento de Hemingway se hubiera hecho esta película, y además tan bien hecha. También quería compartir con todo el que leyera el blog el cuento de Borges porque merece la pena conocerlo. Se puede reflexionar mucho sobre las ideas que el genial Borges nos deja en cuento. Dejo aquí un enlace al cuento, que es cortito y se lee rápido:

http://www.lainsignia.org/2001/mayo/cul_032.htm

También copió este poema de Borges,que se titula La espera:

Antes que suene el presuroso timbre
Y abran la puerta y entres, oh esperada
Por la ansiedad, el universo tiene
Que haber ejecutado una infinita
Serie de actos concretos. Nadie puede
Computar ese vértigo, la cifra
De lo que multiplican los espejos,
De sombras que se alargan y regresan,
De pasos que divergen y convergen.
La arena no sabría numerarlos.
(En mi pecho, el reloj de sangre mide
El temeroso tiempo de la espera.)
Antes que llegues,
Un monje tiene que soñar con un ancla,
Un tigre tiene que morir en Sumatra,
Nueve hombres tienen que morir en Borneo.

Un saludo y gracias por las jornadas.

2 comentarios:

Laura C.H. dijo...

¡Hola! Me ha gustado la reflexión. Casualmente yo también me llamo Laura. Es la primera vez que asisto y desde hace ya varios años, me he empezado a interesar bastante por el cine.

Pienso que explicar conceptos teóricos mediante aspectos visuales es un gran acierto, ya que no sólo ayudan en la explicación, sino que además es una forma divertida y entretenida de aprender. Así que estaré, en la medida de lo posible, en todas las jornadas que se organicen. Espero que este proyecto siga creciendo. Un saludo.

Marta dijo...

Muchísimas gracias a las dos Lauras por vuestro apoyo y vuestras reflexiones :D Aquí seguiremos